Propiedades del glucomanano de konjac

Pasta de konjac, harina y fideos
El componente principal del Konjac es el glucomanano. El glucomanano de konjac se extrae en forma de harina del tubérculo de la planta. Se trata de una fibra soluble al agua con un gran poder espesante y con un aporte calórico realmente bajo [1]. Los productos derivados del konjac son 100% de origen vegetal y no contienen ningún alérgeno. Es un producto sin gluten, sin grasas saturadas, sin azúcar, sin alérgenos, tiene mucha fibra y un valor energético de sólo 3,5 kcal por cada 100 gr.

La harina de konjac se obtiene al dejar secar y pulverizar el tubérculo de la planta. Con esta harina se pueden elaborar infinidad de platos ya que su uso es prácticamente igual al de otras harinas pudiendo obtenerse (ya incluso de manera comercial) fideos, tallarines, fideos shirataki, espaguetis e incluso arroz.

De la harina se extrae la fibra del glucomanano también llamada goma de konjac. La fibra de glucomanano es la que posee la capacidad de absorber el agua por eso se usa como apoyo en las dietas de adelgazamiento ya que sacia el apetito gracias a su capacidad de expansión en el estómago. La fibra de glucomanano, al contacto con el agua es capaz de multiplicar 100 veces su volumen y esto es lo que crea la sensación de saciedad al que lo ingiere.

gelatina de konjac

Se usa como espesante o gelificante por lo que los veganos lo usan para hacer gelatina vegetal o fideos shirataki. A esto también se le llama Konnyaku y se consigue mezclando harina de konjac agua e hidróxido de calcio. A diferencia de la gelatina animal, el konjac no se derrite en la boca. Los productos derivados de esta mezcla forman un gel bastante fuerte de tal forma que sólo la masticación puedan desintegrar el gel. Los fideos shirataki, tallarines de konjac o spaghetti de konjac se elaboran siguiendo este proceso.

Konjac para adelgazar

Konjac para adelgazar

La fibra de glucomanano del konjac tiene una capacidad para retener el agua muy elevada [1] por lo que cualquier alimento que se produzca a partir de él tiene un 3% de fibra y 97% de agua  por eso es ideal en las dietas para adelgazar, se expande en el estómago después de ingerirlo y es capaz de multiplicar 100 veces su volumen creando una sensación de saciedad muy efectiva.

Uno de sus puntos fuertes es la relación que existe entre su bajo aporte calórico y su efecto saciante [2] ya que, a diferencia de la pasta de harina de trigo, la pasta de konjac, en iguales cantidades, produce mayor sensación de saciedad (por su efecto "expansivo") y evita la sensación de hambre generada después de un pico glucémico dado su "ridículo" valor energético,

El konjac es bueno para adelgazar por su bajo contenido calórico. Este bulbo ayuda a mantener niveles de colesterol saludables pues se compone en su mayor parte de proteínas y grasas vegetales. Contiene minerales como el fósforo, hierro, sodio, magnesio. Vitaminas como la B1 o tiamina, vitamina B2 o riboflavina, que ayuda a obtener la energía sin acudir a grasas saturadas y vitamina B3. Por eso tiene un efecto positivo en personas con diabetes [3] ya que ayuda a frenar el aumento de los niveles de azúcar que se producen después de las comidas.

Con todo y con esto, como recomendación personal, si estás en una dieta de adelgazamiento, convendría que combinaras tus recetas de konjac con algún superalimento como son las algas chlorella y spirulina, ya que tendemos a no preocuparnos por los micronutrientes cuando estamos de dieta y estas dos algas te proporcionarían la práctica totalidad de los nutrientes que necesitas para una alimentación equilibrada. Otra opción natural excepcionalmente rica en micronutrientes son las hojas de moringa o símplemente tomar un multivitamínico completo para evitar carencias.

Konjac protector intestinal contra el daño por antibióticos

También se ha demostrado que es capaz de regular el tránsito intestinal y mantener y recuperar la flora intestinal después de recibir daño por antibióticos 4. El konjac tiene efectos protectores para las bacterias probióticas intestinales humanas y las protege contra el daño causado por antibióticos específicos después de un tratamiento prolongado.

El konjac actúa como ceramida e hidratante cutáneo

konjac ceramida

Cuando nos hacemos mayores, debido a los cambios hormonales nuestra piel sufre pérdida de agua y ceramidas. Las ceramidas son parte fundamental de nuestra piel. Son las encargadas, entre otras cosas, de mantener buenos niveles de hidratación en la epidermis y la dermis. También contribuyen a reponer los lípidos, restablecer la barrera cutánea y evitar la pérdida transdérmica de agua. Es por eso que hoy en día son complementos fundamentales en el cuidado de la piel. Podemos encontrar ceramidas en gel con aplicación directamente sobre la piel para retener la humedad que vamos perdiendo por diferentes factores o podemos usar alimentos que contribuyan a restablecer estas ceramidas. Se ha demostrado que el konjac es ideal como suplemento dietético para mejorar la piel seca y la picazón [5]. Es capaz restablecer esta barrera natural y retener el agua ayudando a retraso de la aparición de las arrugas en la madurez. Puede combinarse con cremas hidratantes comerciales o aceites naturales con efectos hidratantes como el aceite de ricino o el de coco.

Referencias

Saber mas